Herencia: cómo recuperar una cuenta bancaria de un familiar fallecido

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Valora esta publicación)
Cargando…

Herencia como recuperar una cuenta bancaria de un familiar fallecido


Tras la muerte de un familiar, existen gestiones para las que los herederos no siempre están preparados. Una de estas gestiones es saber qué hacer con las cuentas bancarias del fallecido.

Heredar una cuenta bancaria

Y es que, ciertamente, estamos preparados para muchísimas cosas más en el casos como éste de las cuentas bancarias tras el fallecimiento del titular no solemos tener las cosas en exceso claras, vamos a tratar de comprender un poquito más de qué manera funcionan las cuentas en este caso.

Por supuesto sobre las cuentas bancarias van a existir derechos y obligaciones tras un fallecimiento. Derechos y obligaciones que esencialmente recaerán sobre los herederos, con el banco como elemento clave en absolutamente todos los procesos que se abran.

Los herederos ante las cuentas bancarias del fallecido

Tras el fallecimiento del titular de la cuenta bancaria los herederos deben efectuar un proceso que culminará con la reclamación de los fondos que el fallecido tuviese en la cuenta o cuentas.

Este proceso, así como toda la documentación precisa para su acreditación conviene tenerlo claro de antemano o al menos conocer sus fases más trascendentales a fin de tratar de agilizar todo el proceso en el instante en que se inicia.

En primer lugar es precisa la excusa ante el banco del derecho hereditario. Esta excusa se consigue por medio de la presentación del certificado de defunción y del Registro de Actos de Última Voluntad, aparte de una copia autorizada del último testamento.

Cuando no existe testamento es preciso que los interesados presenten en el auto de declaración judicial herederos abintestato, o acta de notoriedad. Solamente por medio del derecho hereditario podemos acceder a la información de las cuentas del fallecido, más, solamente por medio de la acreditación de este derecho es de qué forma llegaremos verdaderamente a dicha información.

Tras la acreditación del derecho hereditario hace falta igualmente acreditar el derecho a la adjudicación de los bienes. En este instante la entidad bancaria pudiese resistir la documentación que justifique la participación y adjudicación de bienes, que puede formalizarse no solo documento notarial sino además el documento privado, pese a que en este caso deberá venir firmado por absolutamente todos los herederos o sus representantes.

De la misma manera igualmente es preciso el consentimiento de absolutamente todos los herederos con el fin de que el banco deje la disposición de bienes singulares cuando la herencia se halla indivisa. Incluso los herederos han de acreditar ante el banco el pago con exención del impuesto de sucesiones y donaciones. Definitivamente será por medio del derecho de adjudicación de bienes como los herederos dispondrán del saldo en las cuentas del fallecido.

Obligaciones del banco ante las cuentas de un titular fallecido

Los bancos deben facilitar, a aquellos que acrediten su condición de herederos, información sobre las posiciones del fallecido, sobre los movimientos que se haya realizado posteriormente al fallecimiento y además información sobre movimientos y operaciones precedentes se si se reclama.

El banco es responsable, antes de entregar el control de las cuentas y los fondos que en ellas reposen a los herederos, de asegurarse que estos ostentan tal categoría. Normalmente se pide para ello la copia del testamento o la declaración de herederos abintestato así como de aceptación y partición de la herencia para determinar la atribución de la misma.

Conforme el banco de España en ocasiones se puede admitir disposiciones puntuales antes de la adjudicación de la herencia, más éstas deberán medir autorizadas por el consentimiento de absolutamente todos los herederos así como en los casos en los que se refiera a gastos del entierro o funeral habilitados por la ley.

Las entidades financieras son demasiado escrupulosas para el cumplimiento de absolutamente todas estas formalidades, de este modo se protege los intereses de los terrenos que puedan verse perjudicados por disposiciones indebidas del capital hereditario, además, para eludir tener que hacer frente en calidad de responsables subsidiarios al pago del impuesto de sucesiones y donaciones y los herederos no acreditan dicho pago.

Cuando la información que el banco da no parece bastante o no resulte satisfactoria, no puede dirigirse a la administración tributaria para recopilar datos sobre rendimientos financieros imputados al fallecido luego de los últimos ejercicios fiscales. Estos datos deberían haber sido comunicados por las entidades bancarias donde el fallecido tenía cuentas abiertas. Además en este caso es preciso presentar toda la documentación que acredite la condición de heredero.

Otra situación particular a tener en consideración es cuando las cuentas del fallecido tienen más de un titular. Técnicamente, siempre y en todo momento conforme la legislación vigente, la solidaridad activa en una cuenta no desaparece con la muerte de uno de los titulares, y, teóricamente solo los herederos van a poder retirar el dinero de la cuenta. Sin embargo, en la práctica, la gran mayor parte de entidades financieras bloquean la cuenta cuanto son comunicados del fallecimiento del titular, estos bloqueos se generan normalmente entre 24 y 48 horas después.

Hay que tener en consideración que un autorizado en esta cuenta, es decir una persona que puede efectuar operaciones en la cuenta sin ser cotitular, dejará de estar autorizada de inmediato tras el fallecimiento del titular. Acá hay que distinguir la autorización con la como titularidad, ya que un segundo titular sí podría hacerse con la mitad del dinero sin abonar ningún impuesto hereditario, el resto es el que se repartía conforme el testamento.

Incluso es fundamental apuntar que si los autorizados por los titulares usar sus poderes y retirar el dinero total o parcialmente de la cuenta tras el fallecimiento del titular y antes de su bloqueo, de atenerse a la posibilidad de sanciones y demandas por una parte del resto de los herederos, por esta razón, si resulta conveniente ponerse de pacto antes de mover los fondos de estas cuentas.

Resumen de preguntas más habituales sobre cuentas con titulares fallecidos

Al fallecer el titular, ¿el dinero pasa a ser del banco?

La contestación es un contundente no. En ningún caso el banco se apropia del dinero del fallecido. Este pertenecerá a sus descendientes y herederos. En el caso de que el dinero no sea reclamado por absolutamente nadie, el banco retendría el dinero hasta que alguien lo reclamara. Incluso existe la posibilidad de que el banco, al no saber del fallecimiento del titular, declare la cuenta en abandono y continúe cobrando recibos, facturas y comisiones asociadas.

¿Quién puede gestionar el dinero de la cuenta?

Si el fallecido era el único titular de la cuenta, sus herederos legalmente reconocidos. En el caso de no haber realizado testamento ante notario, sus descendientes de primer rango.

Si era cotitular de una cuenta de ahorro o corriente, es decir, existía otro titular, el titular vivo mantendrá la mitad del control del importe disponible en la cuenta. Este va a poder quedarse el 50% del capital de la cuenta sin tributar a Hacienda, a diferencia de los herederos.

¿Cómo reclaman el dinero al banco los herederos?

Si existe testamento, hay que presentar el certificado de defunción y el del Registro de Actos de Última Voluntad aparte, una copia autorizada del último testamento y justificar la condición de heredero.

Si no hay testamento, habrá que entregar el Auto de declaración judicial de herederos abintestato, o el acta de notoriedad. De esta manera y por derecho hereditario, se va a poder conseguir la información precisa.

Con probar el derecho a heredar no es suficiente, es preciso justificarse el derecho a la adjudicación de los bienes. Para justificar eso, deben solicitarse justificantes notariales o privados.

Una vez hecho eso, ¿qué debe hacer el banco?

El banco debe aportar la información solicitada sobre los movimientos recientes y las posiciones del fallecido. Cuando todo esté correctamente justificado, deberá entregar el dinero a los herederos.

¿Y si no tenemos clara la actividad bancaria del fallecido?

Siempre y en todo momento se puede acudir a la Agencia Tributaria bajo la condición de herederos para saber recopilar información sobre la actividad financiera del fallecido y también en qué entidades operaba.

¿Qué sucede con los autorizados de la cuenta?

Un autorizado, que es diferente de un cotitular, deja de serlo en el instante del fallecimiento del titular. El banco, claro está, no tiene porqué enterarse del fallecimiento en el mismo instante de tener lugar, por lo que el autorizado podría seguir operando hasta que se notifique. Eso podría posteriormente ser denunciado por los herederos.




Categoría(s): Finanzas

También te puede interesar...

No Comments

Leave a Reply