Planes de pensiones: Pros y contras

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Valora esta publicación)
Cargando…



En España, la falta de esperanza en que la clase trabajadora tenga una pensión pública digna cuando lleguen a la edad de la jubilación, hace que cada vez más gente se plantee nuevas alternativas para asegurar su jubilación.

El gasto público en pensiones es mayor pues cada vez vivimos más años y los que producen los recursos para producir los ingresos con sus cotizaciones son menos. La demografía es un factor clave. Mayor esperanza de vida y menor natalidad nos lleva necesariamente a que o bien dismuyen las posibilidades por jubilación o bien los fondos se agotarán pronto. No nos engañemos, vivimos una ilusión transitoria merced a nuestra envidiable economía del bienestar.

Quedarse de brazos cruzados lamentándose no es una solución. En otros países llevan años con pensión pública de mínimos y de ahí que saben bien lo que es ahorrar para sostener su nivel de vida en términos razonables. Para planear la jubilación hay múltiples formas y productos: planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), seguros de rentas de por vida, planes de previsión asegurados (PPA) o bien los conocidos planes de pensiones. Sea como fuere lo esencial es iniciar lo antes posible y ponerse a cargo de un profesional que nos asesore sobre cómo invertir y qué producto elegir.

Ventajas y desventajas de los planes de pensiones

LOS PROS

La fiscalidad. Los planes de pensiones son unos de los pocos productos que dejan una mejora fiscal en el IRPF. Además de esto a buen seguro los gobiernos conocedores de la paulatina reducción del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, se van a ver obligados en el futuro a proponer reformas tributarias que estimulen en mayor medida el ahorro privado para la jubilación y un tratamiento pero conveniente en el rescate.

La flexibilidad. Contra lo que bastante gente piensa, los planes de pensiones son automóviles de inversión formidablemente polivalentes. Se pueden mudar a cualquier género de inversión en cualquier instante (Renta variable, fija, mixta…), se pueden movilizar entre entidades total o bien parcialmente, se pueden mudar a otras modalidades de inversión como los PPAs, se puede mudar de gestora cuando se quiera, se puede aportar o bien no aportar. Y naturalmente se pueden tener múltiples planes de pensiones.

Administración profesional. Al contratar un plan de pensiones de deja el ahorro a cargo de un especialista que administrará el capital para lograr el mayor desempeño y al menor costo. Algo que como particulares no es posible contestar por nuestra cuenta, por conocimientos y volumen de capital invertido.

Los planes de pensiones son inembargables, la Ley lo prohíbe. Una propiedad bien interesante hoy en día.

Los planes de pensiones, tal como los EPSV no tributan en sucesiones. Una curiosa característica usada por los grandes patrimonios para dejar un dinero en herencia (se pueden declarar como adjudicatarios a terceras personas), que además de esto deja al participante deducirse de lo aportado ya antes de su fallecimiento.

LOS CONTRAS

Me puede hacer falta. La propia desventaja es un ventaja en si misma. En un ahorro en un largo plazo lo primordial es que el capital solo pueda ser empleado para ciertas circunstancias. Si estuviera totalmente libre, cualquier imprevisible podría llevarse por delante los ahorros para la jubilación y esa no es la idea.

Que es un engaño. El ahorro fiscal que te dan por una parte te lo quitan por otro cuando lo salvan. Este es un mito muy extendido que procede de las protestas de quienes lo han rembolsado de cuajo al cumplirse la contingencia de rescate. Algo común y que es un grave fallo, puesto que la idea del ahorro en un largo plazo pretende complementar la pensión mes a mes para sostener un determinado nivel de vida. Y que aparte de muestra que en España muy pocas veces se asiste a un consultor financiero a fin de que estudie la manera de rescate pero inteligente a fin de que tenga el menor impacto en su IRPF.

Ya lo ahorro yo por mi cuenta que seguro que me renta más. Esta es otra objeción frecuente y bastante controvertible. Primeramente se estaría renunciando al ahorro fiscal que va desde el veinticuatro por ciento al cuarenta y siete por ciento . Seguidamente, salvo alguna salvedad, es extraño que de forma sostenida y en un largo plazo se logren mejores rendimientos que el que consiguen los profesionales. Y además de esto se expone a más peligros.




Categoría(s): Ahorro

También te puede interesar...

No Comments

Leave a Reply